La productividad está en los detalles

La productividad está en los detalles

Si recuerdas las historias de Hércules Poirot, sabrás que, para resolver sus casos, se fijaba mucho en los detalles. La falta de productividad es un asesino lento y despiadado. Tu tiempo es su víctima. Y si no prestas atención a los pequeños detalles no podrás resolver el misterio.

Paro ya con la tontería. Pero si es cierto que hay que fijarse en los detalles, sobre todo los pequeños detalles de las tareas repetitivas. Llevar a cabo mejoras en el proceso de ejecución de este tipo de tareas reduce, de forma notable, el tiempo que hay que dedicar a ellas, mejorando la productividad, que es de lo que se trata.

En un mundo perfecto, todas las tareas repetitivas que se puedan automatizar deberían automatizarse. Creo que este es el punto más importante. En ocasiones no se dedica tiempo a la automatización de tareas, precisamente por la carga de trabajo que lleva la ejecución “a mano” de las mismas.

Un consejo del que me intento convencer, es el de parar y dedicar el tiempo necesario para encontrar una mejora en los detalles, a veces minúsculos, de las tareas repetitivas. Las cuales acaben teniendo un impacto más serio de lo que se cree. Liberándote para tareas más importantes. Al fin y al cabo, para eso están las máquinas.

Deja un comentario aquí, mejor que en fb

*

Next Article¡Deja un comentario!