Cuando toca taparse

La verdad que con la tontería, el blog sirve de mucho para, digamos, hablar sobre determinados temas que a uno le interesan, incluyendo los propias batallitas. Sirve también para ordenarse los pensamientos.

El caso es que a veces uno tiene ganas de tocar ciertos temas, pero la prudencia aconseja no meterse en jardines, no se vaya a liar. Y es cuando toca taparse. Aunque solo un poco, porque esto de intentar no molestar a según quién, puede acabar siendo tiránico también.

Eso sí, es una faena que cuando tienes la costumbre de usar el blog para dar salida al tema que te ronda la cabeza y decides no hacerlo, te quedas totalmente seco. Es muy complicado hablar de otra cosa.

Dije que no iba a escribir sobre que no puedo escribir, pero hoy he tenido que hacer trampa, me quedé sin escapatorias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.