El aburrimiento de Facebook e Instagram

Hace tiempo, bastante creo, que he dejado de usar estas dos redes sociales. Casi sin proponérmelo, de forma paulatina dejé de usarlas a nivel personal. Y recién me estoy dando cuenta.

La razón principal es el aburrimiento que me provocan. Algo que sumado al rechazo que genera con la privacidad, termina por hacerte no querer estar sin que te des cuenta.

No estoy hablando de las plataformas, que también, me centro en los usuarios. Todo lo que se muestra realmente está condicionado por una cercanía social que es demasiado próxima.

Y que de alguna manera ejerce una contención que convierte un espacio digital de expresión que gozaba de un mayor grado de libertad, en un foco potencialmente negativo. Ahora mismo, es estas redes los silencios y stalkeadores tienen casi más influencia que los protagonistas.

Por otro lado, los niveles de tontería asociados al postureo siguen coronando cimas de estupidez cada vez más altas. Lo evidente de esta dinámica perniciosa no hace más que validarla entre sus nuevos adeptos. Así que me doy.