El agotamiento mental previo a las vacaciones

La sensación de cansancio antes de las vacaciones es un mito como otro cualquiera. Después de cada tramo temporal exigente, el agotamiento hace acto de presencia, solo que cuando estamos en el borde de un periodo de descanso lo dimensionamos a nivel anual.

Claro que uno llega agotado, pero lo haría igualmente en cualquier otro momento del año. Hay dos niveles con esto: el físico, que se recupera en apenas unos días; y el mental, que necesita de más tiempo para conseguir desconectar.

Esto de dedicarse durante mucho tiempo a un área específica acaba resultando monótono a la fuerza. Para muchas personas las verdaderas vacaciones no van tanto de no hacer nada, como de cambiar de rutina, hacer otras cosas.

A pesar de ser consciente de lo anterior, ahorita me uno al grupo de los que están en ese modo, y hasta ponerme delante del blog para escribir me cuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.