El día de la marmota

El contenido temporal que juega en tu contra

Es muy frecuente encontrar contenido temporal en entornos digitales. Y si bien es cierto que es un recurso a utilizar también lo es que el recorrido de estos contenidos normalmente tiene un tiempo de exposición mucho mayor fuera del rango temporal delimitado.

Y es importante entender que los contenidos digitales se ven brevemente tras su publicación, y que luego seguirán impactando a los usuarios durante el resto del tiempo.

Un entorno digital no es un periódico en papel, que al día siguiente se usa para envolver pescado. Es una publicación accesible desde el canal principal del publicador, ya sea web o red social, y desde los distintos buscadores generales o propios de las redes.

Se contraponen vigencia y falta de caducidad. Y esto hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de redactar o crear los distintos contenidos, de manera especial en los títulos o lemas principales. No es raro que usuarios encuentren publicaciones donde se detallan los pormenores de eventos con periodicidad anual, pero en una versión que puede no ser la actual.

Así que hay que combinar la información temporal, con una redacción que no sentencie el contenido en el futuro. Por poner un ejemplo corto en el tiempo, un titular tipo ‘Mañana jueves se presentará el nuevo…‘ solo tiene sentido para el miércoles anterior, ni siquiera para el mismo jueves; un ‘Este jueves 17 se presenta el nuevo…‘ puede consumirse sin problema por los usuarios desde el lunes anterior a días después. Una vez dentro del contenido se puede precisar fecha completa y demás datos que ayuden a situar al usuario.

De lo que se trata es de entender que los contenidos normalmente van a tener más impacto pasado, que presente o futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.