El detalle de la estrategia sin objetivo

No es raro encontrarse en situaciones en las que, de alguna manera, se pide un detalle pormenorizado de una estrategia a desarrollar, sin fijar ningún tipo de objetivo. Esto es aplicable a muchas áreas diferentes y a pesar de la contradicción parece que es un fenómeno que va a más.

Lo llamativo es la falta de reconocimiento en este tipo de peticiones. Como si de algo normal se tratara. Por lo que siempre es recomendable dirigirse a la vereda del sentido común. No se pueden pedir detalles de cómo hacer algo conducente a la nada.

Que sí, que estamos en un pico de postureo social sin precedentes, pero de ahí a involucrar a terceros en proyectos por el movimiento, sin un destino definido va un trecho. Así que a riesgo de ser repetitivos, es recomendable subrayar obviedades para quienes no las tienen claras.

Quizás la mejor forma sea con ejemplos sencillos, tipo: No se puede pedir detalle de la mejor ruta a seguir cuando ignoramos el destino. Al explicar esto, y por evidente que sea, es importante remarcar que el destino es el objetivo.

Una vez que tenemos el origen y el destino podemos empezar a hablar de cuál es el mejor recorrido en función de las condiciones. Pero sin objetivo no podemos hacer nada más loco que caminar sin ton ni son, a ver si hay suerte y acabamos en algún sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.