El grado de especialización castiga duramente a los intrusos

El actual grado de especialización, de cada área que te puedas imaginar, ha tenido como efecto lateral una gran reducción de casos de intrusismo. O el intruso se pone las pilas y acaba profesionalizándose o en poco tiempo queda al descubierto.

Nuestro mundo cada vez es más complejo, no solo en cuanto a profundidad, también respecto de la estabilidad y actualización de los conocimientos. Esta velocidad en el cambio, o incluso la creación de ciertas disciplinas, durante un tiempo fomentó la proliferación del vendemotos común.

Aunque es verdad que ya no se da tanto como antes, algo queda. El que era CM, luego pasaba a growth hacker, coach, transformador digital y ahora estará vendiendo IA como si no hubiera un mañana.

Si bien es cierto, que el paso de una disciplina a otra pueda tener más o menos lógica, lo que define a este tipo en concreto, es que se apunta a todo. Y sin entender bien de qué va la cosa, se pone a venderlo a saco, hasta que salga algo nuevo.

Pero hay una realidad tozuda e innegable. La complejidad de cualquier disciplina es tan alta, que obligatoriamente lleva a la especialización. Por qué si no es imposible, ni siquiera para los vendehumos, fingir que tienen experiencia al respecto. A los primeros pasos sale todo a flote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.