El lado más intrusivo de la publicidad digital

¿La publicidad digital molesta a los usuarios? Sí y no. Para quienes son conscientes de ella se podría decir que molesta menos de lo que podría hacerlo. Para la mayoría, pasa desapercibida y realmente no estorba.

Dejando de lado la parte más preocupante de la misma, la invasión de la privacidad y las posibilidades de crear entornos propicios para la manipulación. Ahora mismo la consecuencia más molesta de la publicidad está fuera de ella.

Me refiero a los avisos legales de los sitios webs. Esos que no solo molestan, cortocircuitan la navegación y ocupan todo el espacio, en un afán estéril de concienciación respecto de la privacidad, que como mucho lo vuelve contraproducente.

Esos rótulos al 100% del espacio de pantalla sí que son llamativamente molestos. Y a la espera de que se produzca una solución mejor, son el efecto colateral de la publicidad digital, que más se percibe como molesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.