El mito de la lealtad a las marcas y los forofos del fútbol

Siempre que oigo hablar de lealtad a las marcas pienso que se trata de humo. No lo puedo evitar. Básicamente porque nunca me planteo a los consumidores como leales a las marcas, productos o empresas.

Pero es cierto que existe la lealtad a las marcas: la gente que consume Coca Cola en lugar de Pepsi, o en entornos digitales, los que solo usan Google como buscador sin plantearse nunca ninguna alternativa.

Pero salvo algunas de las grandes marcas, esa lealtad es circunstancial, temporal o tendencia, o dicho de otra forma, no es lealtad. Con lo que perseguir ese objetivo de la lealtad es tan improductivo como efímero.

Si vas a usar como ejemplo a imitar este tipo de marcas, estás apuntando bajo. El escenario de lealtad definitivo no es el que hay entre iOS o Android, ni Nike y Adidas, ni siquiera entre Nocilla y Nutella. El paraíso de la lealtad a las marcas está en el fútbol.

En un deporte donde el plano emocional se lo lleva todo por delante, no se habla de lealtad a la marca, sino de compromiso con los colores; no se explica de forma razonada qué marca es mejor que su competencia por medio de las características, se reclaman sentimientos, herencia y forma de ser; a nadie se le ocurre citar su compromiso social, más bien se habla en términos pseudo-épicos en plan ‘estoy con mi equipo a muerte‘. Y así podría seguir un buen rato.

La ansiada lealtad a las marcas es la hermana pequeña de los forofos de cualquier equipo, denominados con el nombre del mismo y acabado en istas. El ideal de cualquier marca es el compromiso del futbolero.

Ejemplos de entrega y abnegación hay muchos, de sinrazón también, pero uno de los ejemplos que más me gusta, es cuando los futbolistas, condenados por fraude fiscal, entran en el juzgado entre aplausos, fotos y parabienes. El mensaje final es claro, nos da igual lo que hagas, porque eres de los míos.

Les da igual lo bueno o malo que sea, siempre van a estar ahí. Básicamente porque ser forofo ha acabado siendo parte de su identidad, así que por mucho que digan o hagan seguirán comprando lo que vendan. Si vas a buscar lealtad mira primero las claves del fútbol, que es donde está el verdadero nirvana.