El modo oscuro como característica casi imprescindible

Parece mentira que los smartphones hayan sido los que han acabado forzando la implantación del modo oscuro en muchos de los servicios digitales. Primero con las apps y luego con sus versiones web, también en escritorio.

Está claro que con el uso prolongado de los dispositivos, las opciones relacionadas con la vista: programación de luz cálida y modo oscuro, se han convertido de forma paulatina en una característica básica de cualquier sistema de información.

Como usuario la adopción de su uso es casi inmediata. Desde el otro lado, cada vez llaman más la atención los servicios que no lo soportan.

En mi caso personal, todos los blogs que creé y acabaron desaparecieron con los años, estaban en modo oscuro por defecto y mírame ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.