El músculo creativo frente a problemas desconocidos

De alguna manera existen profesiones en las que lo habitual es trabajar en la incertidumbre. Donde la rutina consiste en ejecutar un trabajo sin tener ni idea de cómo vas a hacerlo, por muchos años de experiencia que tengas.

Siempre frente al abismo. Con un porcentaje enorme de cuestiones que afrontar por primera vez mientras que la exigencia propia y ajena es similar a la de las tareas que necesitan de proceso totalmente definido.

Lo curioso es que la mayoría de las personas que se dedican a este tipo de incertidumbre suelen resolverlas casi sin problemas, con una total seguridad en que lo van a conseguir, validada sobre todo por la experiencia en el éxito.

Eso sí, no hay ningún tipo de garantías que esto vaya a ser así. Lo que es interesante en este escenario, es que estas personas son capaces de afrontar estos envites gracias a que han desarrollado un músculo creativo mayúsculo.

Como con todo, si se ejercita durante suficiente tiempo, sufriendo y comiéndose marrones por el camino, llega un punto en el que se consigue desarrollar y todo viene más rodado. Pero para muchos, enfrentarse a ese borde es imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.