El turista de postal no lo es

Uno de los grandes dinamizadores de los viajes pre-covid era la idea de entender los viajes y el turismo como un producto de marca, algo que asociar a tu persona y de lo que poder alardear.

Así surgieron de pronto multitud de personas que encontraron una nueva forma de plasmar de forma digital un símbolo de éxito, yendo a sitios remotos donde poder sacarse una foto para publicar en su red social favorita.

El sitio al que viajaba era lo de menso, a quién conocía no era importante, cómo se lo pasaba era totalmente irrelevante. Lo único que debía funcionar era la wifi y el smartphone.

A pesar de ser muy estúpido todo, estaba moviendo un gran volumen de negocio. Ningún viaje sin transmitir en directo. Siempre me pregunto si este tipo de personas serían capaces de viajar sin poder compartirlo en redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.