El valor de conciliar en entornos polarizados

En la dinámica en la que estamos inmersos últimamente, en la que las reacciones exageradas se han normalizado, nos encontramos a veces a personas valiosas de verdad que consiguen conciliar a unos y otros, en un ejercicio que ahorita se antoja mágico.

En la actualidad son realmente pocas las personas que hacen esto. Por eso es tan llamativo verlas en vivo y en directo. De hecho dan ganas de aplaudir, como si de un ejercicio de sabiduría y buen hacer se tratara.

Lo cual es una señal de lo mal que estamos. O no, o esto ha pasado y seguirá pasando toda la vida, con la diferencia de que ahora puede que se haga más visible. La verdad es que no lo tengo claro.

Ayer presencié un acto de estos, que me llamó mucho la atención. En un conflicto en la calle entre varios coches, gritos, amenazas y gestos violentos. Protagonizados por tres personas habían llegado a una situación de bloqueo. Hasta que apareció una cuarta que en medio minuto, hablando y ayudando consiguió desbloquear la situación para todos.

Impresionante. Fue como ver una peli de superhéroes, pero de verdad. El conciliador no dijo nada del otro mundo, solo aplicó sentido común y empatía con el objetivo de solucionar la situación. Y fue como un bálsamo. En cuanto empezó a hablar todos se calmaron. Magia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.