En serio, una web no es un libro

Este tema está más que superado, pero si algo nos enseña internet es que los conocimientos y avances se evaporan como por arte de magia. Y te encuentras repitiendo cuestiones de hace más de 20 años.

Para muchos usuarios de entonces, la web se asimilaba a un libro. En la actualidad todavía te encuentras con gente que se sorprende cuando haces la explicación, mientras ves como intentan entender el concepto.

El tema realmente no es la web ni que se entienda como un libro. El tema es que el conocimiento, o más bien, la falta de él, es tremendamente volátil. Usuarios que hace años que trabajan con gestores de contenidos, de repente sufren regresiones aparentes, quedándose en blanco.

Lo que pasa es que nunca han entendido cómo funciona ningún entorno digital. Aprenden una serie de rutinas mientras repiten mantras, sin saber ni porqué razón lo hacen, ni lo que están diciendo.

Al no entenderlo se producen esas incongruencias, que dan la impresión que han desaprendido todo. Cuando lo que pasa es que nunca aprendieron. Y oye, esto es normal, para eso están los profesionales especializados.

El problema surge cuando creen que sí saben y se ponen a decir disparates como si supieran de lo que hablan.