Huye de las verdades absolutas en digital

De hecho, en casi cualquier ámbito de la vida, las verdades absolutas, fuera de las ciencias puras, son complicadas de sostener con una posición de fuerza. Todo resulta cambiante y complejo, así que las razones simples y contundentes suelen ser sinónimo de estupidez.

Esto todavía se acentúa más en el ámbito digital. Y pasa básicamente porque esas dos características actúan como catalizadores, moviéndose a una velocidad vertiginosa, no percibida por los usuarios pero sí por los participantes en sus distintas facetas.

El entorno digital es tremendamente cambiante y el grado de complejidad enorme. Lo que sirve hoy, mañana no y bla, bla, bla… De hecho es más importante contar con una base de entendimiento clara y una actitud de observación y equidistancia, que sentar cátedra y hablar de verdades absolutas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.