La actitud determinante en equipos de trabajo

Conocer el camino que hay que recorrer para un equipo de trabajo casi no significa nada. La forma de recorrerlo es lo que lo hace terminante. Saber cómo se hace y cuáles son los pasos no garantiza nada. Estar decidido a hacerlo sí.

Pero por alguna razón esto se obvia más de lo que debería. Se habla mucho de los líderes, pero la comprensión del entorno y la determinación de todos sus integrantes es lo que hace que las cosas funcionen bien, a veces incluso a pesar del líder.

Por darle la vuelta, si solo una parte está comprometida y la otra no, no habrá mucho que hacer, el resultado siempre va a tener carencias cuando vaya todo bien, y se hundirá al primer problema serio.

La capacidad de resolver situaciones complicadas, imprevistos de los que se ignora la solución y reveses que obligan a replantearse todo, solo se puede afrontar desde equipos con actitud, que vayan como un avión y que tengan la determinación para sortearlos.

Cuando estás en un equipo así sabes que le vas a dar la vuelta a casi cualquier eventualidad. Evidentemente eso no te salva de que las cosas acaben mal. Eso está claro. Pero supone la diferencia entre grupos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.