La disonancia en el branding en digital

La capacidad para medir las acciones publicitarias son fundamentales para conocer el resultado de las mismas. En entornos digitales las posibilidades de medición son extraordinarias. Tanto que a veces llegan a ser contraproducentes. Como ocurre en el caso del branding.

En lo que se refiere a la construcción de marca, no es extraño encontrarse con una disonancia en algunos anunciantes. Los cuales pueden entender de forma totalmente contrapuestas campañas similares de branding off y online.

Normalmente las offline con una percepción muy positiva y las online con una sensación de fracaso absoluto. Por poner un ejemplo, un dato débil como la audiencia de un programa de televisión, en el que se muestra un anuncio durante uno de sus cortes publicitarios, es recibido con gusto.

Mientras que algo más enfocado, como el número exacto de impresiones mostradas a un target concreto, es percibido como muy negativo. Sobre todo al contrastarlo con los clicks y el CTR. Lo cual es una gran contradicción.

Si se despliega una campaña de branding, las impresiones y visualizaciones son el objetivo de marketing. Leer esas estadísticas como si se tratara de una campaña de conversiones es un error.

Y por si alguien tiene dudas, este tipo de campañas funcionan. La creación y persistencia de marca tiene lugar en el cerebro de los usuarios, independientemente de si el soporte es analógico o digital. La única diferencia es que en el digital tenemos una mayor precisión en el conocimiento de los perfiles a los que llega, al margen de las interacciones.