La exagerada importancia del contenedor

Esta claro que entre contenido y contenedor, lo realmente importante es es lo primero. También está más que demostrado que sin los segundo cuesta mucho dar a entender y llegar a los objetivos.

Esa relación está ahí y manteniéndola en su justa medida funciona. Sin perder de vista que lo importante es el contenido, el envoltorio dirime las dudas entre quienes lo pueden digerir o no, si les apetece, les llama la atención, etc…

Desde hace años siempre se ha insistido en mantener este complicado equilibrio, sobre todo como forma de hacer valer la importancia de lo accesorio. Amplificando sus teóricas capacidades porque de verdad llegan más lejos de lo que podría parecer.

La percepción que tengo ahora es que el equilibrio se ha perdido, pero en estos últimos tiempos en detrimento del contenido. Que es lo realmente importante. Sin esto no hay nada, por mucho que se llame la atención con el contenedor, si dentro la cosa no funciona no vas a ningún sitio.

Hasta ahora no ha sido necesario defender lo realmente importante, por pura obviedad. Pero quizás la dinámica actual puede estar cambiando la percepción de la realidad, quedándonos en el contorno sin ver lo que hay dentro. O quizás esto lleve pasando siempre y ahorita me estoy dando cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.