La excesiva comodidad de Google Home

Llevo unos días probando este asistente de hogar y por desgracia es tremendamente cómodo. Estoy haciendo pruebas relacionadas con el funcionamiento en los resultados de búsqueda y ya de paso he probado el resto de funciones.

Sobre los resultados de búsqueda y el SEO en asistentes de voz ya hablaré otro día. Pero las funciones principales y la integración de servicios ya son lo suficientemente llamativas como para darle un uso intensivo.

Y esto es un problema. Porque si una persona, como es mi caso, que no tiene ninguna intención de utilizarlo –solo estoy haciendo tests– acaba enganchada a su comodidad, cualquier otro usuario que de verdad le interese está totalmente perdido.

La balanza entre comodidad y seguridad es clara e inequívoca, si se avanza en un sentido se aleja del otro. Y esto es tremendamente cómodo, tanto que la seguridad salta por los aires.

Solo por decir lo obvio. Un aparato que escucha de forma permanente y está conectado a internet es una locura cuando no lo utilizas. Convirtiéndose en disparate total y absoluto cuando si lo utilizas. Si además lo integras con otros servicios como Spotify, Netflix o Google Duo, la invasión de privacidad es termonuclear.

Empezando por la música, si lo integras con tu servicio de streaming preferido, Spotify o Youtube Music, se puede utilizar de la forma más sencilla como altavoz. Además el sonido es muy bueno. En dos días he dejado de lanzar música desde el móvil o portátil, ahora solo digo ‘Pon música de ….‘, ‘Siguiente canción‘, ‘Sube/baja el volumen‘.

En lo que respecta con la televisión, empezando por el apagado y encendido de la tele, hasta el inicio de algún contenido en Netflix, también facilita aunque sin llegar a sustituir el mando a distancia.

Y en lo que tiene que ver con las llamadas a través de Google Duo la comodidad es mayúscula. Permitiendo realizar las llamadas con la voz directamente sin tocar el teléfono.

La intervención y extracción de datos que se puede realizar es brutal pero me temo que aquí, la batalla la ganará la comodidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.