La excesiva confianza en lo digital

No sé si la confianza va en aumento con el tiempo o se trata de mi asombro al comprobar como se confía en cualquier dato que aparezca en pantalla. Seguramente será lo segundo, aunque en mi cabeza siempre crea que es lo primero.

El caso es que para ciertas generaciones y grupos de personas muy apegadas a lo digital, se le da muchísimo crédito a la información que les llega o encuentran a través de plataformas digitales. Como si se tratara de la fuente de la información primigenia.

Pasa con todo claro, pero en el escalón más bajo, en el de los datos puramente neutros también ocurre. El problema surge cuando existe una contradicción entre esos datos y la realidad. Sobre todo en lo que tiene que ver con la capacidad de anticipación a determinados escenarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.