La falta de interacción en los webinars

Los webinar son realmente duros para los que lo imparten. No deberían serlos, pero la dinámica que han tomado es realmente ineficiente. Que la mayoría de las interacciones se hagan a través de chat en un servicio de videoconferencia es un problema.

Con varias personas conectadas, lo que suelen hacer los participantes es apagar cámara y micrófono. Algo que tiene cierta lógica, sobre todo para estabilizar la señal de vídeo y no contaminar con ruido mientras el narrador está haciendo la explicación.

Todo bien. Pero se produce un efecto perverso, que hace que quien no ha abierto cámara y micro al principio, no lo haga en ningún momento del webinar. Se le hace difícil entrar para hacer una pregunta a alguien que no se ha presentado.

Sin interacción quién está haciendo la explicación acaba sintiendo que le está hablando a una pantalla en solitario. No tiene ni la más mínima pista de si lo que está explicando está llegando o no, lo cual hace muy complicado todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.