La inutilidad de los avisos legales en la web

Que los avisos legales y sobre privacidad que se despliegan en las páginas web no los lee nadie, lo sabe todo el mundo. El único propósito que cumplen es el de la formalidad, tal y como la entienden la gente del mundo del derecho. Que se cumpla de forma estricta sin que se consiga el objetivo es lo de menos para los legisladores europeos.

Está claro que hay que regular y poner cotas a los abusos relativos a la privacidad de los usuarios. De hecho, hay que progresar aumentando las restricciones en el acceso a la información de los usuarios por parte de las tecnológicas.

Pero debería hacerse de forma efectiva. No solo formal. Poner cartelitos al entrar en la web no sirve absolutamente de nada. Solo molesta a los usuarios. Ni siquiera es un escollo para quienes gestionan las páginas web.

Los actores en esta historia son las tecnológicas, los propietarios web y los usuarios. Y los únicos a los que se les impacta es a estos últimos. Que ante la perspectiva ni leen ni deniegan el acceso a su información.

También se presiona levemente a quienes tienen web para que cumplan en un entramado complicado de entender. Al mismo nivel que las tecnológicas. Quizás habría que repensar la carga de la presión empezando por las últimas, haciéndolo de forma efectiva.