La miopía por falta de perspectiva

Dar contexto y tener cierta perspectiva son dos herramientas necesarias para entender la realidad que tenemos delante, no solo en el paso que vamos a dar, sino también sobre el camino y dirección por donde transitamos.

Hacer una lectura cortoplacista del todo no solo es contraproducente sino que puede abocarte a dar vueltas en espiral, en función de cada una de los pasos que se dan. Este funcionamiento es una tragedia como otra cualquiera.

Pero hay algo todavía peor. Ser miope junto con una ausencia total de perspectiva. Solo con esta combinación fatal se puede entender la existencia de razonamientos tan contradictorios como críticos.