La nueva vida que le dan las SSD a los equipos viejos

Cambiar de disco duro y no hacerlo por uno de más capacidad no tendría lógica a no ser que sea por un SSD. El contraste en la velocidad es brutal. El combo de cambio de a disco sólido más reinstalación, es una revolución.

Al menos para mi lo ha sido este año. Con un iMac bastante antiguo que era capaz de desesperar al más paciente, solo con el arranque ya quedo maravillado. Pasar de casi dos minutos a 10 segundos, para estar en total rendimiento es una pasada.

Las transacciones entre ficheros son rapidísimas, por poner un ejemplo medible: copiar varios cientos de gigas, de 4 horas a 20 minutos. Y así todo. En realidad la sensación que se tiene es de que has cambiado de equipo y estás con uno totalmente renovado.

Y gracias a un elemento que en principio no debería influir en la velocidad, al menos no tanto, pero el contraste ha sido enorme. Así que si estás pensando en cambiar de equipo, primero échale una pensada al cambio de disco duro por SSD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.