La saturación telemática actual

En el último año hemos pasado de una situación en la que se contaba con recursos disponibles de sobra para cambiar la forma de relacionarlos digital y telemáticamente, pero que no daba el paso, a una situación de saturación y cansancio.

Mucho se ha hablado de los tremendos avances que se han producido en todo lo relativo al teletrabajo, las videoconferencias, los entornos colaborativos, el acceso a la información en la nube, y un largo etcétera de cuestiones sobrevenidas.

Pero es ahora, en estos momentos, cuando empiezan a aparecer signos notables de agotamiento relacionado con la brusquedad con que se ha producido todo. Es cierto que ya contando con toda la tecnología disponible junto con infraestructuras más que suficientes, no se había caminado lo necesario.

Buscando una metáfora, hace años que contamos con un ferrari, pero no le estábamos dando uso, porque queríamos aprender a utilizarlo de forma paulatina. Para acostumbrarnos poco a poco a su uso. Se sabía de su potencial, pero daba respeto.

Todo el retraso en la asunción de estas tecnologías disponibles, se ha convertido en los kilómetros de recorrido que hemos tenido que cruzar en muy poco tiempo, concretamente en nada.

Siguiendo con el ejemplo, hemos dejado de utilizar el coche de toda la vida, porque se ha estropeado, y nos hemos visto obligados a tirar de lo que teníamos a mano. El ferrari ha pasado a ser el coche diario, con lo que hemos tenido que aprender sobre la marcha.

No solo lo que tiene que ver con su uso concreto, sino las tecnologías relacionadas que no habíamos visto antes. Esto, que no es la forma recomendada de incorporar innovaciones, aún siendo la tabla de salvación para muchos, ha producido una saturación.

La cual se está haciendo más evidente ahora, a casi un año del cambio de marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.