La tecla adecuada

A veces no se da con la tecla adecuada porque básicamente no existe. Pero vaya, en la mayoría de las ocasiones intentarlo da réditos, algo que no necesariamente tiene que estar relacionado con la consecución del objetivo final, sino más bien con lo que se va encontrando en el trance.

Dicho de otra forma, la tecla adecuada realmente es emprender el camino para descubrirla. Hoy estoy así de volado, lo siento. Pero si algo está claro es que echarse a caminar es la forma ideal para que pasen cosas.

Algo que potencialmente es más prometedor que estar parado esperando a que ocurran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.