La tiranía del usuario que no pone de su parte

En los sistemas de información todo lo que se pueda avanzar en experiencia de usuario siempre será altamente positivo. Los usuarios se tienen que enfrentar cada vez con más dispositivos sin ningún tipo de aprendizaje.

Que estos dispositivos sean intuitivos es fundamental. Y desde hace años se han implementado enormes mejoras en este sentido. Ahora, cuando lo que se discute son detalles pequeños, aparece un nuevo problema de difícil solución.

Los usuarios ultra exigentes. Que no quieren hacer el menor esfuerzo por acercarse a la interacción, haciendo gala del orgullo en la ignorancia, quejándose del sistema completo, porque se niegan a leer ni siquiera un rótulo.

Con la convicción de quien se otorga al poder absoluto, en plan ‘el cliente siempre tiene razón‘, olvidando que eso no es así, cuando se es estúpido. En una suerte de exigencia que solo podría ser solucionada mediante disciplinas telepáticas todavía desconocidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.