La ventaja de no tener el foco sobre uno mismo

Todo tiene su medida, esto es evidente. Y tanto el egocentrismo como olvidarse de sí mismo tienen sus dinámicas negativas para propios y extraños.

Pero sin irse a los extremos, y pensando en el tipo de sociedad en la que vivimos, con tendencias orientadas al individualismo, fomentando el ego hasta el infinito, resulta que no tener el foco sobre uno mismo, todo el tiempo, se convierte en una ventaja.

Al menos, para los que tenemos que rebajarnos el ego es algo que viene muy bien. Pensar en otras personas de tu entorno, familiares y amigos te permite salirte del tema, monotema para algunos, se su propia existencia.

Rebaja el drama, tensión y protagonismo propio, da perspectiva y ayuda a entender mejor tu entorno e incluso a ti mismo, el lugar que ocupas y la realidad que manejas.

Vivimos en una realidad tremendamente interdependiente, con un funcionamiento de gran impacto como sociedad, pero a nivel personal pensamos y actuamos de forma individual. Lo cual es una contradicción enorme.

El confinamiento ayudó a muchos a entender que vivimos en sociedad, a conocer a nuestros vecinos, y a comprender que sin la sociedad no podemos hacer nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.