La verdad está en los comentarios

Es verdad que Twitter es un coñazo tóxico y neurótico. Pero también lo es que cualquier publicación, mensaje o noticia compartida acaba siendo enriquecido con tanta toxicidad como información detallada.

Consiguiendo completar la publicación inicial de forma notable. En muchas ocasiones no solo se encuentra la verdad en los comentarios, sino que se vislumbra una mayor perspectiva del asunto y los distintos detalles a tener en cuenta para entenderlo.

Esto me parece relevante, porque a partir de la falta convencionalismos sintetizados en la mala baba, aparece aunque sea potencialmente, una conversación directa que enriquece desde el fango.

Algo que sería inaguantable en el mundo real por las formas, resulta fresco y auténtico por el contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.