Las reuniones deben ser proactivas o no celebrarse

No hay nada que consuma más tiempo innecesario que las reuniones. Es verdad que hay cuestiones que solo se pueden resolver en una reunión. Pero sólo se debe acudir a ellas en caso de que no quede otra solución.

La reunitis es una enfermedad muy extendida, que en sus casos más graves acaba provocando reunitis galaponte. Aquellos que sufren esta temible dolencia se sorprenden en reuniones de seguimiento de tareas, explicando que no han podido hacer nada porque llevan todo el tiempo metido en otras reuniones.

Al margen de esto, cuando unos se ve envuelto en una reunión debe hacer todo lo posible porque sea proactiva. Mientras se debaten cuestiones que generan dudas a consultar, hay que resolverlas en caliente. Si es necesario enviar información se hace en vivo. Cuando hay que dar acceso, preguntas externas, comprobaciones y largo etcétera de cuestiones, si se puede, mejor hacerlo durante la reunión.

En una reunión convencional una persona habla y las otras escuchan, entre ellas las habrá que, por diversas razones, no necesitan la explicación. Si se puede ir adelantando en otras tareas mientras mejor. Y no pasa nada porque se produzcan momentos de silencio generados por los atareados intervinientes.

Si es para progresar en la cuestión objeto de la reunión es bien.