Lo que sucede, conviene

Soy bastante fan de esta frase, aunque es cierto que hace aguas, sobre todo si estás viviendo un infierno del que no hay salida. Pero si se acota a un espacio sin verdaderos dramas, puede ser una fuente de sorpresa positiva.

Algo que he experimentado en varias ocasiones, pero que me sigue sorprendiendo cuando se da en situaciones que están en polos antagónicos. Como una situación excesiva, de la que la lógica aconseja pasar, acaba resolviéndote un problema enorme de pura carambola.

Es verdad que para que surjan situaciones positivas aleatorias, lo mejor es no enfrentarlas desde la negatividad, por muy justificada que esté. Tampoco desde la positividad exagerada que nos hace estúpidos.

Pero sin cerrar ninguna puerta, con tranquilidad e incluso resignación, si se está atento pueden darse estas circunstancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.