Millones de chinos no pueden equivocarse

Hacía tiempo que no me encontraba con esta argumentación, pero esta semana me han dicho, muy seriamente, dos variaciones estupendas de la famosa frase. Como no puede ser de otra manera, la cosa ha surgido al escarbar un poco.

Es evidente que las tendencias hay que tenerlas en cuenta. Es importante conocerlas para saber dónde te encuentras, lo que está impactando en una mayoría y, a partir de ahí, analizarla para ver si tiene encaje o no.

Pero la dinámica de adoptar tendencias precisamente por que lo son, es una estupidez, comparable al personaje de Zelig. Esto normalmente se hace cuando se junta desconocimiento e inseguridad: ‘Mejor hago lo que todos y así me siento seguro’.

Cuando haces tres o cuatro preguntas precisas sobre el tema, acaba saliendo la famosa frase o una de sus variaciones, tipo ‘esto lo utiliza ahora mismo la mayoría de la gente y no van a estar equivocados‘.

Que no digo que no. Pero si la razón de la adopción es esa, apaga y vámonos, porque básicamente lo que están diciendo es que no saben el por qué. Es importante no dejarse influenciar con tanta facilidad, y razonar pros y contras antes de tomar decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.