Modo enfoque

Con la hoja totalmente en blanco es mi manera preferida para escribir un post en WordPress. Hay algo de mística al enfrentarse con esa blancura. Algo incómodo, como cuando dos personas se quedan calladas una frente a la otra.

Hay que decir algo. Más bien, la propia situación te lleva a decir algo. Desde que me decidí obligué a escribir de forma regular en el blog, confronto la página en blanco como forma de intentar encontrar esa inspiración.

Si lo que sale es pobre o medio regular tampoco importa mucho. Porque el origen ha salido la nada, y ya solo por eso vale la pena. Hay días como hoy, que no debería estar escribiendo.

La segunda gripe del otoño y una poca de fiebre son argumentos suficientes para faltar a mi cita. Pero la auto obligación hace tiempo que se convirtió en curiosidad por saber si seguiré. Y parece que el paracetamol no está contraindicado con el modo enfoque de WordPress.

Se supone que la página en blanco aumenta la ansiedad de los autoexigentes, pero sí eres capaz de tomártelo con calma las palabras empiezan a surgir casi solas. Vaya invento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.