No me vendas la moto cuando ya quiero comprarla

No es la primera vez que me encuentro con esta situación, pero la actual realmente está siendo notable. Quiero contratar un servicio de pago y la plataforma que lo comercializa no me deja, por un fallo en su proceso de alta.

Para colmo se trata de un elemento de ayuda para los clientes. De modo que si te equivocas en el proceso de compra, te ayuda advirtiendo que el dato en cuestión es erróneo.

Pero aquí está el problema. No han tenido en cuenta otra realidades, y esa ayuda en vez de funcionar como una advertencia actúa como un limitador. Impidiendo el alta y el consecuente gasto. Increíble.

Después de contactar directa y lateralmente con sistemas automatizados e incluso personas, solo he conseguido la callada por respuesta. Vale, no pasa nada, la burocracia está más presente en el sector privado de lo que se cree.

Pero lo que me ha matado es asistir a un evento para fomentar su uso orgánico, atacando al publicitario, que es el que les da de comer, en el que básicamente estaban convenciendo a conversos.

Y claro, esto ya sí que no. Si ya voy a comprar la moto, coge el dinero y dame las llaves, pero por favor, no me la vendas hablando de sus bondades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.