Toca darle caña a Plex

Sin quererlo he vuelto a utilizar Plex. Un cambio de disco duro me ha llevado a mover los contenidos audiovisuales, antes de comprobar que la tele no lo reconocía. El caso es que mover los dos teras a otro dispositivo para formatear como que no.

Así que me acordé de Plex, y la verdad que si hace unos años iba bien, ahora se ha convertido en una herramienta muy robusta y fiable. Sin terminar de configurarlo al completo he conseguido echarlo a andar de forma muy sencilla.

Antes lo usaba sobre linux. Ahora sobre mac, que hace de puente con los ficheros alojados en un disco externo y a pesar del recorrido va como la seda. El escaneado de la biblioteca es muy ágil y claro. Y un extra, permite simultanear descargas y emisión con la smart tv, sin que la reproducción se resienta.

Así que al buscarlo como una solución alternativa he acabado dándole un uso que mejora las posibilidades que tenía antes. Algo que sucede con más frecuencia de lo que se cree, en todo tipo de ámbitos.

Ahora, con lo que está pasando, toca organizarse un poco con el contenido audiovisual para tener una buena oferta de entretenimiento en casa y no acabar subiéndose uno por las paredes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.