Una semana sin publicar en el blog

He desvirtuado de alguna manera el autocompromiso de publicar en el blog, bueno lo he hecho varias veces, con tramos de dos o tres días sin sacar nada. Para luego recuperar lo no escrito cumpliendo las fechas atrasadas.

Haberlo hecho de forma estricta hubiera sido también una tontería, a veces uno no tiene cabeza o está realmente cansado. Pero al recuperar de alguna manera uno cumple consigo mismo. Esto es pura paja, pero de este tipo de obligaciones normalmente salen cosas interesantes.

Eso sí, esta vez me ha cogido el toro, una semana es mucho tiempo. De hecho es lo que pasa previamente a abandonar un blog. El compromiso se vuelve contra ti, e intentar recuperar siete publicaciones de golpe se hace cuesta arriba y luego uno abandona.

Pero vamos, he descubierto que si uno se sienta delante del terminal, al final, los contenidos salen uno detrás de otro como si tal cosa. Cuando se alienan los astros como hoy, claro.